Ciencia Para Todos

Por Caroline Griffith, EcoNews Journalist
Traducido por Jasmin Segura

La ciencia está en todos aspectos de la vida, por lo tanto, no debe enseñarse únicamente a través de una lente occidental que generalmente se integra en todos los cursos. Al enseñar a nuestros estudiantes bilingües en su idioma principal, se crea un ambiente acogedor y accesible para que las generaciones futuras se levanten!
-desde el sitio web de Ciencia Para Todos

En 2019, un pequeño grupo de estudiantes bilingües de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) en HSU notaron una sorprendente falta de diversidad entre sus compañeros e instructores y preguntaron: “¿Cómo podemos cambiar esto?” Según Christian Trujillo, el aislamiento que él y sus compañeros sintieron al no ver a otros estudiantes o instructores que se parecían a ellos o compartieran su cultura, los llevó a fundar Ciencia Para Todos para llevar la educación en ciencias ambientales a los jóvenes estudiantes Latinx y para cambiar la cultura dinámica de la comunidad científica. Trujillo dice que él y sus compañeros fundadores, Odalis Avalos y Diana Martínez, tenían dificultades tomando el conocimiento científico que les entusiasmaba aprender en la universidad a sus comunidades, no solo por la barrera del idioma, sino también por una barrera cultural. “La forma en que nos enseñaban se basaba en el conocimiento de los blancos de clase media”, dice Trujillo. Él y sus compañeros fundadores reconocieron que esto era una barrera para que los jóvenes estudiantes de color se entusiasmaran con la ciencia y la educación más alta en general y se propusieron cambiar eso.

El objetivo de Ciencia Para Todos es crear un espacio divertido, seguro e interactivo para que los jóvenes estudiantes descubran al científico que llevan dentro. A través de programas como El Increible Viaje del Agua y El Superpoder de Secoyas, los miembros de Ciencia Para Todos no solo han presentado a los estudiantes bilingües las maravillas de la ciencia, sino que también que su lenguaje es hermoso e importante. Trujillo dice que una de las cosas más gratificantes del trabajo es ver a los estudiantes emocionarse por hablar su idioma y aprender nuevas palabras. “Muchos de estos estudiantes no asocian el español con la ciencia. Especialmente los niños que no pueden explorar oportunidades en español. Sus padres también se benefician, ya que aprenden estos conceptos con sus hijos”.

Un impacto inesperado de Ciencia Para Todos es que muchos miembros ahora se han dedicado al trabajo de traducción, algo que Trujillo dice que no se propusieron hacer. Al compartir sus pasiones científicas en español, han descubierto el amor por la educación bilingüe. Ciencia Para Todos está trabajando actualmente para convertirse en una organización sin fines de lucro 501 (c) 3, pero el viaje no ha estado exento de desafíos. Trujillo dice que al principio tuvieron dificultades para obtener el apoyo de HSU, y solo los centros culturales los respaldaron. Eso ha cambiado, ahora que la escuela ve lo serios que son. También lucharon con las barreras del idioma dentro del idioma español. Hay varios dialectos del español, por lo que el equipo tuvo que decidir qué funcionaría mejor para la población local de habla hispana, que es principalmente de América Central y México. “Luchamos con cómo perfeccionar los materiales y usar la palabra más generalizada, y cómo convertir el conocimiento científico en términos generales y comprensibles”.

José Juan Rodríguez, quien se unió a Ciencia Para Todos durante la pandemia y no ha podido visitar las aulas, ha estado trabajando en su próximo gran proyecto, un libro para aspirantes a científicos jóvenes que esperan publicar el próximo semestre. Inspirado en “El niño que aprovechó el viento”, que trata sobre un joven malauí que se enseña a sí mismo cómo construir una turbina eólica y llevar electricidad a su aldea, el objetivo del libro, como dice Rodríguez, “es que los estudiantes sepan que son científicos y pueden cambiar el mundo”. ¡Soy un científico !, que estará disponible para los estudiantes de forma gratuita, se centra en el agua y el sol , por qué son importantes y cómo se ven afectados y cómo impactan el cambio climático. Con “agradecimientos a la energía solar y renovable”, el objetivo es hacer que estos conceptos sean accesibles y al mismo tiempo abordar el síndrome del impostor y hacer saber a los niños que son capaces de hacer grandes cosas. Están trabajando con el profesor de HSU Lonny Grafman en el libro para hacer accesibles los conceptos científicos y para inspirar y despertar a los científicos en estudiantes jóvenes y bilingües.

El objetivo a largo plazo, según Rodríguez y Trujillo, es no solo atraer a más estudiantes bilingües y de habla hispana a los programas STEM e influir en cómo se enseñan esas disciplinas, sino también fomentar una mayor colaboración internacional entre científicos que no hablan inglés, para eliminar la barrera del idioma y contribuir a una comunidad científica mundial. “Queremos que otros que sientan que su lenguaje no está representado en la ciencia se sientan inspirados”, dice Rodríguez. “Día a día, paso a paso, mejoraremos. Podemos mejorar el mundo compartiendo conocimientos y haciendo que la educación sea más inclusiva. No deberías tener que esperar hasta la universidad para encontrar al científico que llevas dentro”.

Trujillo agrega: “Queremos que la gente sepa que hay más de una forma de pensar cuando se trata de educación y ciencia, y debemos estar abiertos a escuchar eso. Desde el principio de los tiempos, ha habido científicos. Conocimientos ecológicos tradicionales, medicina natural, formas de conocimiento científico de nuestros antepasados. La academia es importante, pero tenemos que hacerla más accesible. Esto no es algo que debamos hacer, pero lo estamos haciendo”. Para conocer más sobre el trabajo que están haciendo los líderes estudiantiles, visite hsucienciapt.wixsite.com/original o encuéntrelos en Instagram @cienciaparatodos_hsu.